divendres, 29 de gener de 2010

A un olmo seco


Leonor Izquierdo



Maig de 1912. L’esposa d’Antonio Machado, Leonor, estava malalta de tuberculosi. A Soria, al passeig de San Saturio, hi havia un om vell i malalt que va inspirar a Machado. Encara el vaig veure, fa uns anys, viu, amb una placa que recordava el bellíssim poema que li va dedicar. Joan Manuel Serrat el va musicar, si preferiu sentir-lo en forma de cançó.

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada